Los coreanos dicen no a Trump

first_imgFacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thisFacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare this La República Democrática Popular de Corea ha rechazado la última propuesta de la administración Trump para una reunión cumbre.El 18 de noviembre, el Ministerio de Relaciones Exteriores de la RDPC dijo en un comunicado: “Tres rondas de reuniones y conversaciones entre la RDPC y EE. UU. se han llevado a cabo desde junio del año pasado, pero no se han logrado mejoras particulares en las relaciones entre estos dos países. Y Estados Unidos solo busca ganar tiempo, pretendiendo que ha progresado en la solución del problema de la península de Corea.“Ya no nos interesan esas conversaciones que no nos aportan nada. Como no hemos recibido nada a cambio, ya no le regalaremos al presidente de los Estados Unidos algo de lo que pueda jactarse. Si Estados Unidos realmente quiere mantener un diálogo con la RDPC, será mejor que tome una decisión audaz de abandonar su política hostil hacia la RDPC”.Cuando Donald Trump se reunió con Kim Jong Un, líder de la RDPC, en Singapur en junio del 2018, pareció ser un gran avance en las relaciones entre los dos países. Ciertamente, Trump usó la reunión para ganar tribuna, proyectando una imagen de un líder valiente listo para romper con el pasado y resolver problemas difíciles.Repitió el gesto en febrero y se encontró con Kim en Vietnam. Y en junio, Trump fue a la zona desmilitarizada que divide el norte y el sur de Corea, poniendo su pie en la línea de demarcación.Pero todo fue por espectáculo. Desde entonces, Estados Unidos no ha hecho nada para reducir su amenaza real de guerra en la península.La cumbre de febrero en Vietnam se interrumpió cuando Trump y su agresivo “asesor de seguridad”, John Bolton, le entregaron a Kim un documento que pedía “desmantelar completamente la infraestructura nuclear, el programa de guerra química y biológica de Corea del Norte y las capacidades relacionadas de doble uso; y misiles balísticos, lanzadores e instalaciones asociadas”, según la agencia de noticias británica Reuters.¡Imagínese la indignación en el establecimiento militar/diplomático imperialista de EE. UU. Si el escenario se hubiera revertido, si Kim le hubiera entregado a Trump un documento exigiendo que EE.UU. desmantele sus armas del fin del mundo que se utilizan para amenazar al mundo entero!La RDPC no tiene bases en el extranjero. No participa en guerras extranjeras. Sus armas son puramente defensivas, una necesidad absoluta en un país que sabe lo que es ser atacado por Estados Unidos. Desde 1950 hasta 1953, cada edificio de más de un piso fue bombardeado por Estados Unidos en una de las guerras más desiguales de la historia humana.La RDPC sobrevivió debido a la firme determinación del pueblo de defender su sistema socialista. Eso es lo que el imperialismo estadounidense no puede entender, o derrotar.Pyongyang, the capital of DPRK, leveled to the ground by U.S. bombs during Korean Warlast_img